Valoración del Usuario: 5 / 5

estrella activaestrella activaestrella activaestrella activaestrella activa
 

Atahualpa Yupanqui, voz mayor Americana.

 

Alfonso Padilla, Musicologo

 


 

A menudo se habla de Atahualpa Yupanqui y de Violeta Parra como de los “padres” de la nueva canción en el continente .Esta frase general no tiene en cuenta todos los hechos.
Cuando Violeta comienza a componer sus canciones mas significativas (de “Casamiento de negros” adelante),Atahualpa había transitado ya un cuarto de siglo como músico popular dedicado a su profesión en cuerpo y alma .A su haber había ya centenares de canciones y muchos discos. Hacia esa época ya había conocido la cárcel y el destierro varias veces .También en ese entonces su canto y su poesía habían logrado penetrar en la Argentina y otros países del continente con la misma fuerza que Neruda en Chile y en el mundo de habla hispana .Al menos habría que decir que, si Violeta es la madre del movimiento, Atahualpa es el abuelo.
Atahualpa Yupanqui (nombre civil Héctor R. Chavero) nació en enero de 1908 en Campo de la Cruz , al norte de la provincia de Buenos Aires .Sus padres fueron un ferroviario criollo y una emigrante vasca. Desde pequeño se acostumbro al sonido ora triste ora alegre de la guitarra ,sea tocada por su padre , tíos o los estibadores que merodeaban su casa .A los ocho años de edad comienza a recibir lecciones sistemáticas de guitarra con el profesor Bautista Almiron ,quien lo introduce al mundo de Granados, Albeniz, Tarrega, Bach, Beethoven, Schubert y otros maestros .Rompiendo el dogmatismo tan habitual de la enseñanza/ aprendizaje de un instrumento clásico ,Atahualpa se forma tanto en el repertorio así llamado culto , como en el tradicional que va aprendiendo de los músicos populares de la pampa ,olvidados y despreciados por el “gusto oficial” de la época.
Como mucho de los grandes músicos populares del continente, Atahualpa ejerce diversos oficios para poder sobrevivir .A veces trabaja de obrero, otras como periodista, por allá como maestro de la escuela o tipógrafo.
Pero sobre todo es caminante .Recorre el país a lomo de caballo o mula recogiendo versos, cantos, danzas, leyendas, mitos, cuentos y llevando a cada lugar sus propias creaciones que afloran desde temprana juventud. Va conociendo el rico mosaico poético y musical de las diversas regiones de la inmensa Argentina .Con todo ese acervo va y viene hacia y desde Buenos Aires .En la gran capital, escucha por primera vez a uno de sus ilustres predecesores ,don Andrés Chazarreta, quien fuera el primero en llevar la música de los gauchos a prestigiosos teatros bonaerenses.
Después de la primera guerra mundial, Buenos Aires crece subrepticiamente con la nutrida llegada de emigrantes europeos, especialmente italianos y españoles. Durante la segunda guerra mundial la capital vuelve a tener un crecimiento explosivo, causado esta vez por la emigración rural, los “cabezas negras” .Estos llevan consigo su música tradicional ,que no tiene espacio ni en los medios de comunicación ni en la enseñanza musical. La presencia de la música tradicional en el mundo del espectáculo es escasa. Es aquí donde encontramos uno de los meritos mas importante de Atahualpa la reivindicación de la música tradicional y de las creaciones con raíz folklóricas y el que esta música llegara a todos los rincones del país.”Camino del indio”(1928) “Nostalgias tucumanas”y otras composiciones lo hacen conocido en todo el país en los años 30 .Pero la influencia de Atahualpa se hará sentir en la vida musical de Argentina y de otros países –incluido Chile—solo dos o tres décadas después.
En los años 40 varias de las canciones de Atahualpa producen un efecto similar al de una bomba por su contenido social y político. Tal impacto sobrepasa las fronteras argentinas y su nombre comienza a ser conocido en casi todo el continente .Pero también vienen las dificultades, vallas y prohibiciones .Atahualpa decide respirar aires europeos durante cierto tiempo. En 1948 es presentado por Edith Piaf en el teatro Athenee donde alcanza la consagración parisina .Al año siguiente realiza su primera gira
Europea, que comprende sesenta conciertos .En 1951 regresa a la Argentina y comienzan sus actuaciones en otros países latinoamericanos.
En la década del 50 se produce un gran auge de la “música de proyección folklórica”, como se le conoce en Argentina. Atahualpa no es el único, pero es la figura central. Además brilla con luces propias Eduardo Falu, eximio guitarrista, compositor, trovador, con una formación marcadamente clásico-europea. Otras figuras centrales de este periodo son dos grupos que incluyen en su repertorio muchas canciones de Atahualpa. Los Chalchaleros y Los Fronterizos. Curiosamente, ninguno de ellos es oriundo de Buenos Aires. En verdad, la capital sigue aferrada al atractivo inagotable del tango. Todo el trabajo de los años 30 hasta finales de los 50 da lugar a una explosión de música popular de raíz tradicional que compite comercialmente de igual a igual con el rock norteamericano ,la cumbia colombiana y The Beatles .Se trata de lo que se llamo el “boom del folklore”y duro en Argentina de 1960 a 1965 .En 1961 nace el Festival de Cosquin, el mas grande festival de música folklórica de América Latina .El folklore estuvo de moda .Como toda moda fue un fenómeno pasajero ,pero que dejo huellas imborrables no solo en la música popular argentina, sino también en la de otros países latinoamericanos. El “boom” aporto también elementos negativos .Las necesidades del mercado llevaron al surgimiento de un tipo de canción “pintorenquista”,tarjeta postal para turistas y mentes poco criticas .Los compositores y grupos que siguieron tal derrotero están hoy prácticamente olvidados.
En sentido estricto durante el “boom” Atahualpa no estuvo de moda. O si se prefiere .Atahualpa ha “estado de moda” durante medio siglo .Sus canciones son siempre actuales y están vivas no solo en el repertorio de mucho de los mas grandes interpretes del continente y de España ,sino, que como advierten algunos estudiosos argentinos, se ha ido produciendo una especie de “folklorizacion” de muchas composiciones de Atahualpa ,no obstante que el autor es conocido .Esto se debe a que sus canciones reflejan una cierta alma argentina, una cierta forma de ser argentina y en donde, a su vez, los argentinos se reconocen e identifican plenamente .”Los ejes de mi carreta”.”Camino del indio”.”Piedra y camino”,”El arriero”,”Zamba del grillo”,”Preguntitas sobre dios”,”Luna Tucumana”,”¿Basta Ya¿”,”Los hermanos”,y muchas otras canciones son ya clásicas en todo el continente .
Atahualpa regresa a Europa a comienzos de los años 70 y se instala a vivir en Paris ,su residencia actual .Viaja asiduamente por todos los continentes y cada cierto tiempo regresa a su país natal para ofrecer series de conciertos .Cada vez que Atahualpa regresa a la Argentina ,es un gran acontecimiento cultural.¿Que trovador en el mundo con el solo acompañamiento de su guitarra es capaz de reunir multitudes de veinte o treinta mil personas bajo soles tórridos o lluvias torrenciales?¿Que habrá en las composiciones de Atahualpa que influya tan decisivamente en que la gran mayoría del publico de esos recitales sean jóvenes?.No es fácil si se piensa en el carácter intimo que tiene la música y la poesía de este patriarca del canto tradicional latinoamericano. Tal vez el secreto este en que su poesía y música están dirigidas al corazón y a la mente de las gentes, son obras para escucharlas una y mil veces ,ofreciendo cada audición nuevos aspectos y facetas. Son canciones para ser cantadas por todos.
La obra de Atahualpa es monumental .Ha compuesto unas mil trescientas canciones, setecientas de las cuales están grabadas o impresas en discos. Los textos de las restantes están escritos, pero la música existe principalmente en la cabeza del autor. Tiene desde breves canciones de cuna hasta obras de grandes dimensiones, como “El payador perseguido”.Además de los textos de sus canciones, ha publicado varias obras poéticas (la primera, piedra Sola, de 1940) y prosa relatos, ensayos, meditaciones, conferencias).Ha participado como actor en tres películas, para las cuales también compuso la música. Muchos de sus poemas han sido musicalizados por conocidos compositores argentinos.
Atahualpa es un gran poeta, un gran poeta popular .Domina a la perfección técnicas de versificación que llegaron a América desde la España medieval y renacentista y que en los campos del continente se mantienen como tradiciones vivas. Poéticamente Atahualpa sigue la tradición hernaniana de Martín Fierro .Ninguno como “don ata” ha sabido cantar a la Argentina , a sus montañas impresionantes , a sus pampas infinitas, sus ríos tormentosos, su rica flora y fauna, al sol, la luna y las estrellas , al gaucho en sus penas y alegrías, al indio en su vida paciente y tormentosa , al minero y su dolor .Atahualpa , esta lejos del pintoresquismo fácil. Su voz es de meditación profunda, de bello lirismo, de grito desgarrado, de protesta altiva, de amor infinito por el hombre, de solidaridad humana. Sus textos denotan una honestidad difícil de lograr en la canción popular .No hay gestos heroicos ni frases premeditadas .Su camino transita los campos del arte y la cultura ,pero también estos rozan los del testimonio de un continente bullente y agitado .Y todo hecho con las solas armas de la poesía y de la música .El compromiso de Atahualpa es con la vida ,su Argentina y el hombre americano , con la verdad ,con los paisajes entrañables ,con los pobres y desvalidos; su compromiso es estético y por eso es social y político; su voz de amor o rebeldía es un hecho cultural.
Con Atahualpa se hace presente una tradición musical de varios siglos.
Su repertorio incluye la baguala o el desgarrante grito de tres notas del indio andino, la nostalgia de una tierna vidala, el huayno penta tónico incaico, la gallardía de una zamba, la picardía de una chacarera, el virtuosismo de un gato o de un malambo ,las décimas de una milonga ,o el lirismo del genero conocido simplemente como canción. Sus composiciones no tienen las complejidades armónicas del tango moderno o del bosanova, pero son de un abismante riqueza rítmica .Su habilidad como guitarrista no radica en el virtuosismo del flamenco, sino en la ternura quejumbrosa y el sentimiento profundo que desprende cada nota. Como guitarrista, Atahualpa es, en el fondo también un poeta.
Aunque la mayoría de los estudiosos del tema y de los propios compositores ,trovadores o grupos otorgan a Atahualpa la paternidad del movimiento de la nueva canción en el continente (que tiene diversos nombres en cada país) ,Atahualpa mismo niega tal honor.”No soy iniciador de nada, sino continuador de algo” dijo el en cierta ocasión reciente. Atahualpa no cree que la historia musical de Argentina o del continente deba ser comprendida como “antes de “y “después de “.Los elementos de continuidad son para el decisivos. El canto de protesta en el continente no nació con Atahualpa ni con Violeta .Existen desde hace muchos siglos, mucho antes incluso de que llegaran los europeos al continente. El canto “con raíz folklórica” existe desde que el hombre habita en el continente. Solo que esa tradición no es estática, es cambiante .La tradición no es algo para conservar, sino para renovar .Existe tradición en la medida que pueda desarrollarse, de otro modo se pierde, muere al morir el portador físico. Aquí se juntan las obras de Atahualpa y Violeta. Ellos partieron de cierta tradición, pero la ampliaron .No se limitaron a repetirla. Al ampliarla van creando nueva tradición.”La tradición soy yo”, como dijera Villalobos. Vistas las cosas de este punto de vista, las opiniones de Atahualpa y de los demás son congruentes ;el énfasis esta puesto en lugares diferentes .Don Ata ,maestro de muchas generaciones ,punto de partida del renacimiento de la música folklórica y del movimiento así llamado del “canto nuevo” latinoamericano, es síntesis del canto tradicional del continente, es folklore personificado

 

349215
HoyHoy40
TotalTotal349215