Llamamiento a cineastas Chilenos

Desde el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, invitamos a todo nuestro cine, a sus protagonistas reales y virtuales, a pronunciarse...

 

>> Leer Más

 

 

 

Conversación Con Pablo Neruda.

María Maluenda y Homero Arce.

Historia y Geografía de Pablo Neruda
"Poetas de Chile"
Documental de 1971
Canal 13 - Chile

 

 

 

 

Reconstrucción de los últimos días de vida de Pablo Neruda.

 

 

 

El asesinato de Pablo Neruda en la mirada de
ALJAZEERA

>> Ver Articulo Completo

 

 

En exclusiva: El testamento inédito de Matilde Urrutia y el legado de Neruda

Por Mario Casasús, publicado el1 12/07/2013

 

 

 

El 11 de septiembre de 1973 Pablo Neruda recibiría su testamento, los Estatutos de la Fundación Cantalao y la reedición de Canción de gesta (Editorial Quimantú, 1973); todo hubiera ocurrido el mismo día, de no ser por la asonada golpista en Valparaíso y el bombardeo al Palacio de La Moneda.

En las alturas de Isla Negra el poeta fundaría Cantalao, una aldea para becar a los jóvenes poetas y artistas latinoamericanos.

En junio de 1973, Neruda redactó los Estatutos de la Fundación Cantalao y los presentó ante el Notario Público de Casablanca (Región de Valparaíso), el testamento inconcluso permaneció inédito durante 40 años, lo publiqué íntegramente en el libro El doble asesinato de Neruda (2012); finalmente conocemos las cláusulas y los artículos de la disposición testamentaria. En la víspera del 40 aniversario luctuoso de Neruda doy a conocer, íntegramente, el testamento de Matilde Urrutia para que los documentos notariales sean estudiados por los abogados, historiadores, periodistas y lectores de la poesía de Neruda en Nuestra América.

Cantalao es la voluntad testamentaria de Neruda, al pie de la letra dice: “La fundación será dirigida por un Consejo Directivo y Ejecutivo que se compondrá de siete miembros a saber: A) dos representantes de don Pablo Neruda; B) los rectores de la Universidad de Chile, Católica de Chile, y Técnica del Estado o las personas que en su representación designen; C) un representante de la Central Única de Trabajadores, y D) un representante de la Sociedad de Escritores de Chile… El presidente de la Fundación será designado por don Pablo Neruda de entre sus dos representantes. Las personas que, al fallecimiento de don Pablo Neruda, se desempeñen como sus representantes continuarán integrando el consejo en carácter de vitalicios, manteniéndose como Presidente el que entonces lo sea. Los dos consejeros vitalicios por acto entre vivos o disposición testamentaria, podrán designar sus sucesores, los que tendrán igualmente carácter vitalicio. El que suceda al Presidente desempeñará dicho cargo”.

El abogado Juan Agustín Figueroa falsificó la cláusula relativa a los puestos “vitalicios”, Neruda designó a dos personas de su confianza en el Consejo directivo, el resto de los integrantes de la Fundación se alternarían de acuerdo a la vida interna de las universidades chilenas, de la Sociedad de Escritores (SECH) y de la Central Única de Trabajadores (CUT), en ningún caso estaba contemplado el carácter vitalicio de la familia Figueroa; en julio de 2004, la Fundación Neruda estaba administrada por Juan Agustín Figueroa, su hermana (Aída Figueroa), su esposa (Marcela Elgueta de Figueroa), su mejor amigo (Raúl Bulnes), el abogado del despacho Figueroa & Asociados (Jorge del Río) y otros personajes de triste trayectoria que permitieron el secuestro del legado de Neruda. Cantalao no se trata de un proyecto arquitectónico, ni de “una idea primitiva de Neruda” como sostiene Juan A. Figueroa, la revista Cuadernos de la Fundación Neruda publicó una serie de cinco reportajes: “El sueño de Cantalao”1, ocultando los Estatutos originales diseñados por Neruda; en la página web de la Fundación tampoco mencionan el Consejo de Administración original de 1973, se limitaron a describir la maqueta arquitectónica en Punta de Tralca, proyecto que los actuales directores no piensan edificar.

El Consejo directorio de la Fundación Cantalao refleja la pluralidad de voces, el afán académico y el perfil político que deseaba Neruda para la administración de sus derechos de autor, biblioteca y bienes inmobiliarios. La Universidad de Chile aceptó la encomienda: “El Comité Directivo Superior de la Universidad de Chile había adoptado, el 9 de mayo de 1973, la decisión de participar en la Constitución de la entidad denominada Cantalao”2. El literato y dirigente comunista Volodia Teitelboim describió El sueño de Cantalao en la biografía Neruda: “Levantará un pueblo dedicado a los poetas, al cual pone el nombre de Cantalao, que saca de El habitante y su esperanza. Compra los terrenos donde fundará esa aldea de artistas pobres en dinero, ricos en sueños, ubicada no lejos de Isla Negra. Para dirigir el plano urbanístico y concebir profesionalmente la obra recurre a un notable arquitecto, hombre noble a carta cabal, Rector de la Universidad Católica de Santiago, Fernando Castillo Velasco”3. El 11 de marzo de 1973, Neruda escribió simultáneamente a Eduardo Boeninger (rector de la Universidad de Chile), Enrique Kirberg (rector de la Universidad Técnica del Estado) y Fernando Castillo Velasco (rector de la Universidad Católica).

 “Estimado Rector y Amigo:

Está a punto de realizarse un proyecto largamente acariciado por mí para constituir una fundación de carácter cultural nacional e internacional, tomando como base un terreno que he donado para este objetivo en la localidad de Punta de Tralca. En el acta constitutiva toman parte importante nuestras universidades.

Es por este motivo que me dirijo a usted para pedirle que tenga la bondad, si le es posible, de asistir a una reunión para cambiar ideas sobre las perspectivas culturales y prácticas de este proyecto. La reunión tendría lugar el viernes próximo, a las 5 y media pm, en mi casa de Isla Negra.

Estoy seguro de que esta iniciativa tendrá su importante apoyo y espero que conversemos en esa fecha, en que nos reuniremos sólo unas pocas personas.

Le saluda cordialmente

Pablo Neruda”

El golpe de Estado interrumpió el proyecto de la Fundación diseñada por Neruda, la viuda Matilde Urrutia y el abogado Juan Agustín Figueroa reelaboraron los estatutos en 1982; la falsificación avalada por Matilde Urrutia quedó al descubierto cuando pretendió engañar a la opinión pública: “Nosotros hemos formado la llamada ‘Fundación Pablo Neruda’ y ya no es Matilde de Neruda quien lo pide, sino una fundación. Hay cinco personas manejándola y los estatutos son los mismos que dejó Pablo”5. En el 40 aniversario luctuoso de Neruda, trascribí las 14 páginas del manuscrito -casi ilegible- de La Chascona, al final podrán cotejar ambos testamentos para sacar sus propias conclusiones, tal vez los lectores de Clarín.cl encuentren alguna cláusula que permita el regreso de los rectores de las universidades chilenas, de los presidentes de la Sociedad de Escritores y de la Central Unitaria de Trabajadores al Consejo directivo de la Fundación Cantalao.

La Fundación Neruda se convirtió en un latifundio privado que llegó al extremo de invertir 2.3 millones de dólares de su copyright en la empresa Cristalerías Chile, propiedad de Ricardo Claro -pieza clave en la dictadura de Pinochet-, el abogado Claro Valdés fungió como asesor de la cancillería desde el 12 de septiembre de 1973, coordinó la visita de Henry Kissinger a Chile en 1976 y, lo más grave, facilitó “dos barcos de otra de sus empresas, la Compañía Sudamericana de Vapores, para ser usados como centros de detención y tortura. Uno de ellos, El Maipo, trasladó a 380 detenidos desde Valparaíso hasta Pisagua. Muchos de sus ‘pasajeros’ perdieron la vida. El otro, El Lebú, cumplió el rol de cárcel flotante y más de dos mil personas pasaron por sus bodegas y camarotes”6. Por otra parte, el periodista Javier Rebolledo dedicó un capítulo del libro La danza de los cuervos a Ricardo Claro. Según el testimonio de Jorgelino Vergara (agente de la DINA), Claro solía financiar parte de la nómina del aparato represor de la dictadura: “Alguien tenía que ponerse, y el encargado de pagar el sueldo era este señor, Ricardo Claro, y eso no era un secreto. Era un financista de la DINA porque todos los civiles ahí eran contratados por la empresa financiada por él… Claro los salvaba con dinero, aportes, todo el tiempo. A veces iba al cuartel general y después de esas visitas aparecían las platas y los inventos especiales de Michael Townley, los adelantos tecnológicos”7. A Ricardo Claro no le sobreviven herederos consanguíneos, al parecer los hijos de Juan Agustín Figueroa serán los beneficiarios del MEGA empresario pinochetista, mientras tanto los derechos de autor de Neruda “son administrados por Celfin Capital, una de las mayores corredoras de bolsa del continente”8.

 El presidente vitalicio de la Fundación Neruda defendió la inversión bursátil en la empresa de su socio y amigo Claro, Juan Agustín Figueroa declaró: “Neruda nunca tuvo inversiones financieras, pero tenía mucho sentido del dinero, como un empresario. Ahora, nunca hemos hecho inversiones en actividades que podrían ser éticamente reprochables, como en bombas de racimo o seguros de vida de personas que están cercanas a la muerte, que son bien rentables, pero no se puede lucrar con el sentimiento ajeno”9. El segundo al mando del Fundo Neruda admitió: “Si invertimos en Cantalao se acaba la fundación”10, así lo dijo, sin tapujos, el vicepresidente Raúl Bulnes.

El 11 de agosto de 2005 denuncié la inversión bursátil en Cristalerías Chile, diez días después Juan Agustín Figueroa se justificó: “Neruda habría estado totalmente de acuerdo… el mundo de Neruda se acabó y tenemos que abrirnos a otros lados”11. En concordancia con su hermano, Aída Figueroa aseveró, en la víspera del Centenario de Neruda: “Nosotros no daremos un pedazo de responsabilidad en el directorio de la fundación a gente que no está. Para mí la organización de los trabajadores de Chile que existía en el año 45, cuando Pablo Neruda escribió el Canto general, no está, no existe”12. Para Aída Figueroa los Estatutos de Cantalao son “una voluntad poética de Neruda”. Del mismo modo, el director ejecutivo de la Fundación Neruda descalificó la disposición testamentaria del poeta: “La Fundación Cantalao no se alcanzó a firmar, nunca tuvo personalidad jurídica ni legalidad, porque fue una idea que tuvo Neruda al final de sus días”13, Fernando Sáez miente, los documentos sí fueron presentados ante Notario Público en junio de 1973 y el 11 de septiembre Neruda recibiría la personalidad jurídica del gobierno de Salvador Allende. ¿Por qué los hermanos Figueroa habían ocultado los Estatutos de Cantalao?, ¿por qué el directorio de la Fundación Neruda reduce el proyecto de Cantalao a un “sueño” y maqueta arquitectónica?, la Fundación Neruda defiende el orden legal impuesto por Pinochet, anulando cualquier posibilidad para cumplir la voluntad testamentaria de Neruda.

>>Testamento inédito de Matilde Urrutia (1982).

>>La voluntad testamentaria de Neruda - Estatutos Fundación Cantlao (1973).

 


 

1 Revista Cuadernos. Año XVI. Número 56; Chile, 2005
2 Schidlowsky, David. Neruda. Las furias y las penas. Tomo 2. RIL Editores; Chile, 2008
3 Teitelboim, Volodia. Neruda. Editorial Losada; Argentina, 1985
4 Amorós, Mario. Sombras sobre Isla Negra. Ediciones B; Chile, 2012
5
La Tercera; Chile, 18/09/1983.
6
Informe Valech. Gobierno de Chile; 2004
7
Rebolledo, Javier. La danza de los cuervos. Ceibo Ediciones; Chile, 2012
8
Fundación Neruda en la mira. El Dínamo; Chile, 13/02/2013
9
Oda al dinero. La Nación; Chile, 09/06/2006
10
La guerrilla por el legado de Neruda. La Tercera; Chile, 21/08/2005
11
Ídem.
12
¿Pablo Neruda marca registrada? Agencia Mundo Posible; Chile, 04/06/2004
13
Fundación Neruda en la mira. El Dínamo; Chile, 13/02/2013

349564
HoyHoy50
TotalTotal349564