Llamamiento a cineastas Chilenos

Desde el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, invitamos a todo nuestro cine, a sus protagonistas reales y virtuales, a pronunciarse...

 

>> Leer Más

 

 

 

Conversación Con Pablo Neruda.

María Maluenda y Homero Arce.

Historia y Geografía de Pablo Neruda
"Poetas de Chile"
Documental de 1971
Canal 13 - Chile

 

 

 

 

Reconstrucción de los últimos días de vida de Pablo Neruda.

 

 

 

El asesinato de Pablo Neruda en la mirada de
ALJAZEERA

>> Ver Articulo Completo

 

 

Gunther Castanedo: “Publicaré la enciclopedia Personario. Los nombres de Neruda en 15 o 16 volúmenes”


 

 

México DF.- En entrevista digital desde España, Gunther Castanedo Pfeiffer, médico e investigador literario, habla de la enciclopedia Personario. Los nombres de Neruda: “Llevo desde el año 1971 leyendo a Neruda. No sé precisar con exactitud cuándo empecé a estudiarlo. Pero desde luego, casi desde mi juventud comencé a alternar la lectura de sus versos con trabajos biográficos y críticos sobre el poeta chileno. En cuanto al número de volúmenes que formará el Personario, calculo que serán unos quince o dieciséis, pues hay letras como la D, la E, la F, o la K, que no alcanzan a conformar un solo volumen. Estoy comprometido a escribir un volumen por año y mi editor a seguirme el ritmo, esto haría que para la segunda década de este siglo el trabajo esté terminado”.

Un tema ineludible en la entrevista con Clarín.cl fue el anuncio de la exhumación de Neruda, para el médico e investigador Castanedo Pfeiffer: “sería una enorme conmoción el pensar que Matilde Urrutia hubiera callado lo que forzosamente hubiera debido saber de haberse producido este asesinato. Pensar que calló por intereses económicos sería dar un vuelco a toda su actuación posterior. Además también pienso en que salió de Chile cuando quiso y como quiso, y que en España estaba la agente literaria Carmen Balcells, que no habría tenido problema en que la generación de los derechos de autor la hubieran seguido llegando a otro país. Así que lo que habría podido perder con su denuncia hubieran sido los inmuebles, obras artísticas y de gran valor, objetos sentimentales, claro, y que luego han dado encuadre a lo que hoy es la Fundación, pero, como ves, también en este punto hay posibles contradicciones”.

MC.- El doctor Francisco Velasco publicó: “Diccionario. Neruda a través de sus metáforas” (1984). 27 años después publicaste la primera letra de la enciclopedia: “Personario. Los nombres de Neruda” (2011). ¿Cómo surgió la idea?, ¿conocías el breve diccionario del doctor Velasco?

GC.- Conozco el espléndido trabajo del doctor Francisco Velasco, pero nuestras líneas de trabajo son absolutamente distintas. Mientras que el doctor Velasco reúne versos de Neruda en torno a una serie de conceptos y nombres ordenados alfabéticamente, mi trabajo abarca más en exclusiva a las personas que rodearon al poeta o que citó, intentando anotar no sólo las citas tomadas de los poemas de Neruda, sino también todas aquellas coincidencias vitales o de otra índole que los pudieran haber relacionado.

MC.- “Personario” es un proyecto de largo aliento, en promedio trabajarás una letra por año. ¿Cómo lograste convencer al director de Sin Índice Ediciones de publicar tu monumental investigación?, ¿hay interés en Chile para coeditar o distribuir tu enciclopedia nerudiana?

GC.- El director de la editorial es Diego Iturriaga y es una persona muy trabajadora y cualificada. Aunque su editorial es joven, tiene espíritu de futuro, por eso cuando hablamos del proyecto se entusiasmó con la idea de un esfuerzo que nos llevaría a un trabajo dilatado en el tiempo; el pensamiento de que a lo largo de los próximos doce o trece años tuviéramos la obligación de editar un volumen por año y que pudiera quedar esta labor señalada en la documentación nerudiana no le arredró en absoluto. En cuanto al interés de Chile en el proyecto, hemos tenido algunos contactos con editoriales de dicho país, pero de momento no hay nada concreto.

MC.- ¿Cuántos años has dedicado al estudio de la biografía y poesía de Neruda?, ¿cuántos años tardarás en llegar a la letra Z del “Personario”?

GC.- Llevo desde el año 1971 leyendo a Neruda. No sé precisar con exactitud cuándo empecé a estudiarlo. Pero desde luego, casi desde mi juventud comencé a alternar la lectura de sus versos con trabajos biográficos y críticos sobre el poeta chileno. En cuanto al número de volúmenes que formará el Personario, calculo que serán unos quince o dieciséis, pues hay letras como la D, la E, la F, o la K, que no alcanzan a conformar un solo volumen. Estoy comprometido a escribir un volumen por año y mi editor a seguirme el ritmo, esto haría que para la segunda década de este siglo el trabajo esté terminado.

MC.- ¿Qué tipo de recepción tuvieron los dos primeros volúmenes de “Personario” entre los lectores y estudiosos de Neruda?, ¿recibiste alguna queja por las exclusiones al limitar la enciclopedia a personas y países?

GC.- Recibí buenas críticas por parte de los estudiosos de Pablo. Destacaré entre ellas la pública de Giuseppe Bellini y la amistosa y privada que me mandó Edmundo Olivares y que ha sido todo un gesto de amistad ante un posible desaliento. He recibido también numerosas sugerencias. Todas ellas bienintencionadas y que he procurado tomar en cuenta, sin renunciar al proyecto inicial. En cuanto a ampliar el criterio de entradas que está limitado a las personas que se relacionaron con el poeta chileno y a los países que visitó o mencionó en su obra, lo descarté porque el proyecto ya es demasiado amplio como para haberlo elevado a otros aspectos como hubiera podido hacer incluyendo sus libros o sus casas u objetos poéticos.

MC.- ¿Qué harás con los nuevos datos que se quedaron en el tintero?, ¿piensas en una segunda edición corregida y aumentada?, ¿o será un trabajo que deben continuar las futuras generaciones de nerudianos?

GC.- De momento, todo nuevo dato que conozco y que veo no ha estado incluido en lo editado, lo apunto en mi base de datos. Para reconocer lo que es nuevo en la investigación lo escribo subrayado en rojo. Esto ha dado lugar a que algunos conocedores de mi trabajo que han accedido a los nuevos datos, me pregunten por las letras rojas. Es mi intención que al modo de otros trabajos enciclopédicos, pudiera servir mi trabajo como base para otros estudiosos que ampliaran los conocimientos que yo he puesto, los modificaran, los mejoraran o simplemente corrigieran los errores.

MC.- ¿Quién es tu personaje favorito entre los amigos de Neruda?, ¿quiénes son tus biógrafos y críticos literarios de cabecera?

GC.- Neruda tuvo muchos amigos muy especiales y que por una circunstancia y otra, llegaron a tener una importante relación en su vida. Tomás Lago, Rubén Azócar, Álvaro Hinojosa, Homero Arce, Volodia Teitelboim, Jorge Edwards, Miguel Hernández, Federico García Lorca… Son tantos que escoger uno me parece traicionar al resto.

De las biografías, la de David Schidlowsky la señalaría como una investigación muy brillante y con un gran acopio de materiales inéditos. La de Edmundo Olivares, como la más brillantemente escrita. La de Hernán Loyola, como probablemente la que más interioriza el mundo poético y la vida del poeta. Pero habría que hacer justicia a Margarita Aguirre, por ser la primera; la de Teitelboim; el Adiós, poeta, de Edwards. Y entre los trabajos de documentación no quisiera olvidar a Abraham Quezada que está haciendo un espléndido trabajo con los epistolarios; críticos como Eulogio Suárez, Oses y muchos otros a los que pido perdón en este instante por no citarlos.

MC.- La Autoridad Portuaria de Santander publicó tu libro: “Neruda y los barcos” (2010). Gunther, vives frente al mar y coincidentemente tu padre era ferroviario; ¿algún día escribirás el ensayo: Neruda y los trenes?

GC.- Me encantaría. La poesía de Neruda tiene numerosas referencias a los elementos ferroviarios, puentes, raíles, locomotoras. Él hizo, con ocasión de su segundo viaje a China, un recorrido interminable en el Transiberiano; recorrió kilómetros de las vías europeas y no estaría mal que cuando termine con el Personario dedicara algo de tiempo a ese trabajo.

MC.- La revista Nerudiana retomó tu texto: “Olga Margarita Burgos. Un Centenario imprevisto” (2007), sobre la desconocida novia de Neruda entre 1932 y 1933. ¿Por qué te interesan las relaciones afectivas del poeta?

GC.- Conocí en España a la nieta de Olga Margarita Burgos a través de Santiago Vivanco. Se negaba a dejar publicar la historia de su abuela. Me la contó personalmente, sin darme permiso para publicarla. Porfié mucho, pero sólo cuando descubrimos que Olga y yo compartíamos la misma profesión -o sea odontólogos- se ablandó para darme un permiso parcial de publicar algunas cosas en una revista que yo mismo editaba para los profesionales dentales de Santander. Quizá al comprobar que no había un interés morboso en sacar a la luz datos sobre la relación entre el poeta y la dentista, me concedió después el permiso de publicar las epístolas al completo y los demás datos. Si bien la revista Nerudiana, publicó el artículo, se puede encontrar una versión más amplia en El maquinista de la generación, revista malagueña.

MC.- Gunther, perdona pero un tema ineludible de nuestra entrevista será la próxima exhumación del poeta chileno. ¿Cuál es tu opinión sobre la investigación judicial y periodística del presunto asesinato de Pablo Neruda?

GC.- Esta es una pregunta difícil y necesaria. Su dificultad estriba en que pensar que Neruda fue asesinado no haría cambiar mi opinión sobre quienes hubieran cometido el asesinato, pero sí sería una enorme conmoción el pensar que Matilde Urrutia hubiera callado lo que forzosamente hubiera debido saber de haberse producido este asesinato. Pensar que calló por intereses económicos sería dar un vuelco a toda su actuación posterior. Además también pienso en que salió de Chile cuando quiso y como quiso, y que en España estaba la agente literaria Carmen Balcells, que no habría tenido problema en que la generación de los derechos de autor la hubieran seguido llegando a otro país. Así que lo que habría podido perder con su denuncia hubieran sido los inmuebles, obras artísticas y de gran valor, objetos sentimentales, claro, y que luego han dado encuadre a lo que hoy es la Fundación, pero, como ves, también en este punto hay posibles contradicciones.

Esto hablando de las consideraciones generales. El asunto médico ha sido estudiado ampliamente en el trabajo de Mario Amorós y en el tuyo. Pero no parece fácil sacar conclusiones concluyentes del estado de extensión del cáncer. Los testimonios de Manuel Araya y de Martínez Corbalá sobre el estado físico de Pablo son contradictorios con otros relatos de personas que rodearon al poeta en aquel 1973 o en los últimos días y que manifiestan opiniones distintas. No obstante creo que la exhumación que el juez Mario Carroza va a ordenar se realice, es algo bueno para saber lo ocurrido, si esto no hiere a sus familiares. Ojalá que arroje luz y claridad a este asunto tan turbio. Que desaparezcan todas las especulaciones.

MC.- Finalmente, ¿en qué piensas, 40 años después, al leer los Estatutos de la Fundación Cantalao, la última voluntad de Neruda?

GC.- Distinguir claramente entre la Fundación Cantalao y la actual Fundación Pablo Neruda es esencial, pues son dos cosas distintas. Pienso que la actual Fundación Pablo Neruda no es el modelo exacto en el que pensó el poeta. Creo que él siempre quiso una fundación que cuidara más a los artistas. Su objetivo, al final de su vida, fue crear un espacio en donde los poetas, los pintores, los escultores pudieran acudir para crear en libertad y reposo, según mi entender. En los estatutos de la Fundación Cantalao se cita además la posibilidad de que estuviera velada por sindicatos, universidades y los propios escritores, aunque su propio presidente hubiera sido designado por el mismo poeta y esta voluntad no ha sido respetada.

La actual Fundación Pablo Neruda tiene aspectos saludables, como son la edición de revistas, creación de talleres poéticos y otros aspectos culturales, pero también tiene zonas oscuras, como la compaginación del pensamiento social, político e íntimo de Neruda con algunas acciones de la Fundación. Quiero decir que probablemente Pablo no hubiera aprobado algunas de las intervenciones de la Fundación que lleva su nombre, aunque en el artículo sexto del proyecto Cantalao se especifique que entre sus ingresos pudieran situarse acciones propias del capitalismo como compra de acciones, transacción de bienes raíces, etcétera. Además las relaciones de la Fundación con personajes vinculados al extinto régimen militar, si es que son ciertos esos rumores, se opone a toda lógica.

MC.- ¿Qué tipo de recepción tuvieron los dos primeros volúmenes de “Personario” entre los lectores y estudiosos de Neruda?, ¿recibiste alguna queja por las exclusiones al limitar la enciclopedia a personas y países?

GC.- Recibí buenas críticas por parte de los estudiosos de Pablo. Destacaré entre ellas la pública de Giuseppe Bellini y la amistosa y privada que me mandó Edmundo Olivares y que ha sido todo un gesto de amistad ante un posible desaliento. He recibido también numerosas sugerencias. Todas ellas bienintencionadas y que he procurado tomar en cuenta, sin renunciar al proyecto inicial. En cuanto a ampliar el criterio de entradas que está limitado a las personas que se relacionaron con el poeta chileno y a los países que visitó o mencionó en su obra, lo descarté porque el proyecto ya es demasiado amplio como para haberlo elevado a otros aspectos como hubiera podido hacer incluyendo sus libros o sus casas u objetos poéticos.

MC.- ¿Qué harás con los nuevos datos que se quedaron en el tintero?, ¿piensas en una segunda edición corregida y aumentada?, ¿o será un trabajo que deben continuar las futuras generaciones de nerudianos?

GC.- De momento, todo nuevo dato que conozco y que veo no ha estado incluido en lo editado, lo apunto en mi base de datos. Para reconocer lo que es nuevo en la investigación lo escribo subrayado en rojo. Esto ha dado lugar a que algunos conocedores de mi trabajo que han accedido a los nuevos datos, me pregunten por las letras rojas. Es mi intención que al modo de otros trabajos enciclopédicos, pudiera servir mi trabajo como base para otros estudiosos que ampliaran los conocimientos que yo he puesto, los modificaran, los mejoraran o simplemente corrigieran los errores.

MC.- ¿Quién es tu personaje favorito entre los amigos de Neruda?, ¿quiénes son tus biógrafos y críticos literarios de cabecera?

GC.- Neruda tuvo muchos amigos muy especiales y que por una circunstancia y otra, llegaron a tener una importante relación en su vida. Tomás Lago, Rubén Azócar, Álvaro Hinojosa, Homero Arce, Volodia Teitelboim, Jorge Edwards, Miguel Hernández, Federico García Lorca… Son tantos que escoger uno me parece traicionar al resto.

De las biografías, la de David Schidlowsky la señalaría como una investigación muy brillante y con un gran acopio de materiales inéditos. La de Edmundo Olivares, como la más brillantemente escrita. La de Hernán Loyola, como probablemente la que más interioriza el mundo poético y la vida del poeta. Pero habría que hacer justicia a Margarita Aguirre, por ser la primera; la de Teitelboim; el Adiós, poeta, de Edwards. Y entre los trabajos de documentación no quisiera olvidar a Abraham Quezada que está haciendo un espléndido trabajo con los epistolarios; críticos como Eulogio Suárez, Oses y muchos otros a los que pido perdón en este instante por no citarlos.

MC.- La Autoridad Portuaria de Santander publicó tu libro: “Neruda y los barcos” (2010). Gunther, vives frente al mar y coincidentemente tu padre era ferroviario; ¿algún día escribirás el ensayo: Neruda y los trenes?

GC.- Me encantaría. La poesía de Neruda tiene numerosas referencias a los elementos ferroviarios, puentes, raíles, locomotoras. Él hizo, con ocasión de su segundo viaje a China, un recorrido interminable en el Transiberiano; recorrió kilómetros de las vías europeas y no estaría mal que cuando termine con el Personario dedicara algo de tiempo a ese trabajo.

MC.- La revista Nerudiana retomó tu texto: “Olga Margarita Burgos. Un Centenario imprevisto” (2007), sobre la desconocida novia de Neruda entre 1932 y 1933. ¿Por qué te interesan las relaciones afectivas del poeta?

GC.- Conocí en España a la nieta de Olga Margarita Burgos a través de Santiago Vivanco. Se negaba a dejar publicar la historia de su abuela. Me la contó personalmente, sin darme permiso para publicarla. Porfié mucho, pero sólo cuando descubrimos que Olga y yo compartíamos la misma profesión -o sea odontólogos- se ablandó para darme un permiso parcial de publicar algunas cosas en una revista que yo mismo editaba para los profesionales dentales de Santander. Quizá al comprobar que no había un interés morboso en sacar a la luz datos sobre la relación entre el poeta y la dentista, me concedió después el permiso de publicar las epístolas al completo y los demás datos. Si bien la revista Nerudiana, publicó el artículo, se puede encontrar una versión más amplia en El maquinista de la generación, revista malagueña.

MC.- Gunther, perdona pero un tema ineludible de nuestra entrevista será la próxima exhumación del poeta chileno. ¿Cuál es tu opinión sobre la investigación judicial y periodística del presunto asesinato de Pablo Neruda?

GC.- Esta es una pregunta difícil y necesaria. Su dificultad estriba en que pensar que Neruda fue asesinado no haría cambiar mi opinión sobre quienes hubieran cometido el asesinato, pero sí sería una enorme conmoción el pensar que Matilde Urrutia hubiera callado lo que forzosamente hubiera debido saber de haberse producido este asesinato. Pensar que calló por intereses económicos sería dar un vuelco a toda su actuación posterior. Además también pienso en que salió de Chile cuando quiso y como quiso, y que en España estaba la agente literaria Carmen Balcells, que no habría tenido problema en que la generación de los derechos de autor la hubieran seguido llegando a otro país. Así que lo que habría podido perder con su denuncia hubieran sido los inmuebles, obras artísticas y de gran valor, objetos sentimentales, claro, y que luego han dado encuadre a lo que hoy es la Fundación, pero, como ves, también en este punto hay posibles contradicciones.

Esto hablando de las consideraciones generales. El asunto médico ha sido estudiado ampliamente en el trabajo de Mario Amorós y en el tuyo. Pero no parece fácil sacar conclusiones concluyentes del estado de extensión del cáncer. Los testimonios de Manuel Araya y de Martínez Corbalá sobre el estado físico de Pablo son contradictorios con otros relatos de personas que rodearon al poeta en aquel 1973 o en los últimos días y que manifiestan opiniones distintas. No obstante creo que la exhumación que el juez Mario Carroza va a ordenar se realice, es algo bueno para saber lo ocurrido, si esto no hiere a sus familiares. Ojalá que arroje luz y claridad a este asunto tan turbio. Que desaparezcan todas las especulaciones.

MC.- Finalmente, ¿en qué piensas, 40 años después, al leer los Estatutos de la Fundación Cantalao, la última voluntad de Neruda?

GC.- Distinguir claramente entre la Fundación Cantalao y la actual Fundación Pablo Neruda es esencial, pues son dos cosas distintas. Pienso que la actual Fundación Pablo Neruda no es el modelo exacto en el que pensó el poeta. Creo que él siempre quiso una fundación que cuidara más a los artistas. Su objetivo, al final de su vida, fue crear un espacio en donde los poetas, los pintores, los escultores pudieran acudir para crear en libertad y reposo, según mi entender. En los estatutos de la Fundación Cantalao se cita además la posibilidad de que estuviera velada por sindicatos, universidades y los propios escritores, aunque su propio presidente hubiera sido designado por el mismo poeta y esta voluntad no ha sido respetada.

La actual Fundación Pablo Neruda tiene aspectos saludables, como son la edición de revistas, creación de talleres poéticos y otros aspectos culturales, pero también tiene zonas oscuras, como la compaginación del pensamiento social, político e íntimo de Neruda con algunas acciones de la Fundación. Quiero decir que probablemente Pablo no hubiera aprobado algunas de las intervenciones de la Fundación que lleva su nombre, aunque en el artículo sexto del proyecto Cantalao se especifique que entre sus ingresos pudieran situarse acciones propias del capitalismo como compra de acciones, transacción de bienes raíces, etcétera. Además las relaciones de la Fundación con personajes vinculados al extinto régimen militar, si es que son ciertos esos rumores, se opone a toda lógica.

349575
HoyHoy61
TotalTotal349575