Pablo Neruda

 Biografía.

 

 

1904
Neftalí Ricardo Reyes Basoalto (Pablo Neruda) nace el 12 de julio, en Parral, Chile, hijo de Rosa Neftalí Basoalto de Reyes y de José del Carmen Reyes Morales. Neruda pierde a su madre cuando tiene un mes de edad.

1906
Don José del Carmen se traslada a Temuco y se casa en segundas nupcias con doña Trinidad Candia Marverde. Neruda fue llevado a Temuco unos pocos años después

1910
Pablo Neruda ingresa al Liceo de Hombres de Temuco, donde realiza todos sus estudios hasta terminar el 6º año de humanidades en 1920

 

>> Leer Más de la Biografia

 

 Acto conmemorativo a 10 años del fallecimiento de Pablo Neruda

Grabación en vivo desde el Teatro Caupolicán en santiago de Chile.

 

 

Parte 1

 

Parte 2

 

 

Valoración del Usuario: 5 / 5

estrella activaestrella activaestrella activaestrella activaestrella activa
 

Neruda: El niño que nació en Parral

 

Todavía existe la equivocada creencia que Pablo Neruda nació en Temuco. En varios países donde he estado me lo han preguntado. No ha sido fácil aclarar el error y explicar el lugar exacto donde vino al mundo ¿Parral? ¿Qué es eso? ¿Dónde esta? También me he dado cuenta de lo poco que se sabe acerca de la madre de Neftalí y de los lejanos sitios donde dio sus primeros pasos uno de los más grandes poetas de todos los tiempos y, sin duda el mayor de la época contemporánea.

 

 

Pues bien, este hermoso libro viene al fin a dar luz sobre la mas temprana infancia del poeta y de cada uno de los hechos - muchos desconocidos hasta la fecha- que lo rodearon y se transformaron en aquella base sólida y única, que impulsaría al bardo a soñar y volar por los cielos.


Con documentos en mano y testigos privilegiados, el autor va transitando acuciosamente por los orígenes de quien más tarde sería Premio Nobel.
La fuerza y veracidad del relato es tan potente y asertiva, que el lector logra sentir el tiempo, los hechos y la vida de aquel período. Esta información tiene la respuesta del porqué el vate gustaba de su amada lluvia y de recurrir, en forma permanente, a la infancia. A Neruda le fascinaba la vida de las grandes ciudades. De hecho recorrió casi todo el mundo. Sin embargo, de repente sentía la necesidad de regresar al campo, a la naturaleza. Era un regreso también a los pájaros, a los fundos, a la fragancia de la tierra, a los bosques; un regreso a la infancia, la que nunca abandonó.


Leyendo este libro dedicado a su memoria, sabemos porqué regresaba a su lluvioso sur después de permanecer en Paris o en Barcelona. Acá nos enteramos que creció en el fundo Belén, próximo a Parral, luego que su madre falleciera cuando Neruda tenia apenas dos meses de edad, quedando a cargo de su abuelastra Encarnación Parada, quien buscará una ama de leche para su alimentación: tal oficio fue desempeñado por doña María Luisa Leiva.


Particularmente sorprendente resultan algunas informaciones que aclaran los confusos datos publicados en la abundante literatura sobre él. Una de ellas sería los seis años que vivió en Parral, y no los meses o, en el mejor de los casos, un año como se afirma. A punta de antecedentes periodísticos y de personajes de la zona, la información es irrefutable.
Igualmente fascinante resulta encontrar los certificados de bautismo de Pablo Neruda, realizado el 26 de septiembre de 1904, y varios documentos por el estilo que otorgan seriedad a esta investigación.


Uno puede imaginar la soledad del poeta en aquel tiempo. Quizá fueron esos sucesos que marcaron su carácter especial, melancólico, a veces triste. Lo que también es curioso, pues Neruda fue siempre un poeta sociable, gregario, que mantenía un enorme respeto por la amistad. Fue amante de las tertulias y continúa sorprendiendo con su currículo gastronómico interminable: todo ello era una fiel faceta del hombre de mundo que nunca olvidó las costumbres criollas, el amor por Chile y por su interminable infancia.


Próximo a la conmemoración del centenario de su natalicio, este libro cobrará un valor relevante, por la profundidad que tiene, los novedosos e inéditos aspectos biográficos que describe, por la claridad que pone respecto a datos y temas que no están editados, y por otros tantos que se encuentran mal difundidos. Será, sin duda, un gran aporte a los orígenes del poeta de innumerables obras, que nació en Parral, y que luego, con su poesía chilena, americana, torrencial como la naturaleza que lo trajo al mundo, llenó de gloria a su patria y al continente.


Me parece, por el material que contiene el texto, que NEFTALI tendrá muchos lectores e investigadores de la obra nerudiana. A su vez, es un homenaje a una ciudad que varios biógrafos han dejado de lado: Parral.


Este libro viene a poner la necesaria justicia. Creo que Pablo Neruda hubiera leído con placer este bello y bien escrito recorrido por sus orígenes.
Reinaldo Edmundo Marchant.
________________________________________
CAPITULO I
"Yo que llegué desde Parral
a conocer este siglo"
"Fin de Siglo"
Pablo Neruda


"Mis tatarabuelos llegaron a los campos de Parral y plantaron viñas"(1).
Venían desde Constitución y se establecieron a comienzos del siglo XIX en la pequeña ciudad. Se dedicaron a cultivar la tierra, a criar animales, a tener hijos que eran bautizados con nombres bíblicos. Las uvas, los ríos, el viento, los arrozales de Parral fueron parte de su mundo. Cultura campesina y agrícola situada en el corazón de Chile y en el límite sur de la Región del Maule.

 


Territorio de Frontera
La Región del Maule fue la frontera sur del Imperio del Sol. Hasta el caudaloso río llegaron los orgullosos Incas con sus chasquis y sus pucarás. Al sur del Maule - el mítico río de las lluvias - se extendía el indómito territorio del pueblo mapuche. Quienes se atrevían a cruzarlo debían enfrentar la furia de la naturaleza y de los bravos hombres que la habitaban.


El Maule signa con su nombre un territorio surcado de bosques y ríos, de enormes montañas y fértiles valles. Su gigantesca olla hidrográfica divide físicamente el territorio. Al sur del Maule es el sur de Chile y el sur del mundo.


El Imperio Español avanzó con sus cañones y sus cabalgaduras. Cruentas batallas imponen el poderío de las armas del invasor sobre los cauquenes (2).
La Colonia crea una civilización mestiza, que recoge gran parte de las costumbres y los mitos de los pueblos originarios. Las ciudades crecen a la orilla de los ríos. El guanay en su falucho y el bandido son parte de esa cultura maulina. Los legendarios marinos llegan al Callao, a California, a Australia. Las historias de bandidos son un capítulo privilegiado de la literatura nacional. La Provincia de Linares era llamada la Bella Isla del Maule.
En esta tierra crecerán las parras para el vino poético que vendrá desde Parral.

 


Nacimiento


"Nació un hombre
entre muchos
que nacieron.
Vivió entre muchos
hombres
que vivieron.
Y esto no tiene historia
sino tierra
tierra central de Chile
donde las viñas encresparon sus cabelleras
verdes
la uva se alimenta de la luz,
el vino nace de los pies del pueblo"
(Memorial de Isla Negra)

 


Parral, pueblo blanco
Parte importante de mi infancia la viví en la actual calle Pablo Neruda de Parral. Mi abuela materna nos acogía allí cada verano para disfrutar del parrón y la higuera. A pocas cuadras existía la casa natal del poeta. Allí Neftalí vio la luz en 1904, en un Parral que parecía detenido en el tiempo.
Se le inscribe con el nombre de Ricardo Eliezer Neftalí Reyes Basoalto, hijo legítimo de José del Carmen Reyes y Rosa Basoalto. Su familia parralina aun lo recuerda como Neftalí. Así firmará parte de su nutrida correspondencia.
Su madre Rosa Neftalí era profesora normalista y ejercía la docencia en una de las escuelas del pueblo. Su padre se dedicaba a diversos negocios bajo el giro genérico de agricultor. De 1904 a 1910 el pequeño Neftalí recorrió esas calles y respiró el ambiente provinciano vinculado a los ciclos de la naturaleza y las actividades agrícolas y ganaderas.


"Huérfano de madre a los dos meses de nacido, es su abuela Encarnación la que lleva a su casa al nieto (Ricardo Neftalí), procurándole un ama de leche y encargándose de su crianza hasta que su padre, en 1910, lo pone en contacto con las lluvias, ríos, vientos y bosques del sur" (Sacerdote Alberto Arraño S.J.)


"Hace dieciséis años que nací en un polvoso
pueblo blanco y lejano..."


Cuadernos de Temuco

 

 

Creció en el fundo Belén
La dramática muerte de la madre dos meses después de su nacimiento seguramente marcó el carácter del futuro vate. Algunos autores han planteado que esta prematura pérdida dejó una profunda huella en el poeta, quien buscará en las mujeres amadas a lo largo de su vida el afecto y la ternura de su madre ausente.


Antes de morir, Rosa Neftalí dispuso que el pequeño quedara al cuidado de su abuelo paterno, quien era dueño del fundo Belén, cercano a Parral. Su abuela había muerto, por lo que la abuelastra Encarnación le buscó una nodriza y en medio de esa naturaleza imponente, el niño dio sus primeros pasos. Años después su padre se convirtió en ferroviario y se trasladó a Temuco.
Pero la lluvia, el polvo, las uvas de Parral irían con él.


"...desde la uvas de Parral
(donde nací sin ir más lejos)"
Fin de Siglo
 
Varias décadas más tarde, luego de recorrer el mundo y ganarse un espacio en la literatura universal, de convertirse en un personaje casi de leyenda, volvería a buscar en la pequeña urbe sus más profundas raíces:


"Parral se llama el sitio
del que nació en invierno"
(El río invisible)

 


Las casas de Belén
Salí en busca del fund Belén que se conectaba con Parral por un antiguo camino, hoy intransitable. Avancé por la carretera hacia el sur. Pasado el río Perquilauquén giré hacia la costa hasta encontrar el pequeño poblado de Ñiquén con su Estación de Ferrocarriles abandonada y algunas viviendas coloniales a punto de derrumbarse. La familia de Rosa Neftalí vivió en esta localidad. Diversas fuentes indican que durante un tiempo ejerció la docencia en una pequeña escuela situada en la ribera sur del río. Ñiquén es el poblado más cercano al fundo Belén. En esos parajes debe haber surgido la historia de amor entre Rosa Neftalí y José del Carmen.
El camino se encuentra en muy mal estado. Paulatinamente me invade una sensación de sobrecogedora soledad. Los arrozales surgen a lado y lado. Las distancias entre una casa y otra son cada vez mayores. El viaje es largo y cansador. Luego de interrogar a todas las personas que encuentro en el camino, pude establecer que estaba en las tierras del antiguo fundo Belén, hoy parcelado y repartido en innumerables propietarios. Una Escuela y un Policlínico son las únicas señales de modernidad. Campesinos amables, temporeros, humildes dueñas de casa responden mis preguntas. Me indican algunas casas que "tienen más de cien años". De la familia Reyes no encontré recuerdos, pero si del apellido Parada. La abuelastra del niño Neftalí se llamaba Encarnación Parada.
Recorro una de esas viviendas. Imagino a un niño pequeño rodeado de aquella inmensidad. Respiro la soledad, la fuerza implacable de la naturaleza, la silenciosa cultura campesina. Un crepúsculo melancólico me obliga a regresar a Parral con una sensación de náufrago.
Su prima Eva Reyes Araya
Después de una larga búsqueda logro ubicar a Elisa Parada Manríquez, quien confiesa ser "sobrina lejana del poeta". Con la gentileza acostumbrada de los parralinos me invita a pasar a su casa, me muestra fotografías de sus padres. Dice no poseer información relevante sobre el poeta, pero me da pistas para ubicar a uno de sus familiares vivos más directos. Se trata de una prima de Neftalí, Eva Reyes Araya, quien nació y se crió en el fundo Belén.
Guiado por algún ángel benevolente logro ubicar a Ermandina Parada Reyes, hija de Eva Reyes, quien me conduce finalmente a la casa de su madre. Un hermoso altar al fondo del living seduce con su colorido. Eva Reyes es una mujer cordial, alegre, completamente lucida. Viste el color de las carmelitas. Nació en 1916 y vivió en Belén toda su vida. Es hija de José Angel Reyes, tío de Neftalí. Recuerda que "Joel Reyes fue el último que vivió en Belén. Se cultivaban viñas, arroz, garbanzos… de todo. Eso hasta el año 1965". Se siente orgullosa de su relación con el poeta, quien "la tuvo en sus brazos cuando venia los veranos al fundo". Pudimos establecer que el padre de Neruda volvía a Belén con su hijo "para las cosechas, en el tiempo de la uva, se bajaban en la Estación de Ñiquén y se quedaban unos días en el fundo".
Eva Reyes narra que entre los primos a veces había discusiones y peleas, entonces decían: "hay que dejarlo no mas, porque es un Rey (Reyes)".
Sus recuerdos de Belén hablan de aislamiento y rigor: "No había caminos, se venía a Parral a caballo o en carreta. Tampoco había escuela. Si Pablo se hubiera quedado en el fundo hubiera tenido la misma suerte que yo", expresa con sabiduría.
Nunca fue a Isla Negra, aunque lo habían planeado con la tía Brígida Reyes, quien lo hacia a menudo, "pero la tía se murió" y ella nunca se atrevió a hacerlo.


Me permite obtener fotografías, pero un descuido destruye las imágenes. Debo regresar otro día. Nuevamente la lluvia amenaza a un Parral lleno de misterios. Mientras escribo estas líneas la noble figura de la anciana me acompaña, con su voz grave y cansina, tan parecida a la de su primo.
Inscripción del Nacimiento de Pablo Neruda


(Fragmento)
Fecha de la inscripción: primero de agosto de mil novecientos cuatro. Nombre y sexo del nacido y fecha y lugar del nacimiento. Nombre: Reyes Basoalto Ricardo Eliezer Neftalí, sexo masculino. Fecha: doce de julio de mil novecientos cuatro, a las nueve P.M. Lugar: calle San Diego. Nombre, nacionalidad, profesión y domicilio de los padres cuando fueren declarados. Padre, Nombre: José del Carmen Reyes. Nacionalidad: chilena, profesión: Agricultor, domicilio: indicado. Madre, nombre: Rosa Neftalí Basoalto, nacionalidad chilena, profesión; ninguna, domicilio: indicado.
Observaciones y firma:


José del Carmen Reyes ................................... M.M. Latorre, Oficial Civil
Hay una subinscripción que dice: por sentencia ejecutoriada del Tercer Juzgado de Letras de Menor Cuantía de Santiago de fecha catorce de enero de mil novecientos cuarenta y siete, se ha ordenado rectificar la presente inscripción en el sentido de que el inscrito es "Pablo Neruda".
C. Canales
Oficial Civil.
Hay un sello que dice Registro Civil de Parral, Departamento de Parral, Chile.

 

CAPITULOII

 

 

Parral en el corazón
Teodoberto Rojas, amigo del poeta señala que hacia 1952 lo conoció en Parral, "él se alojaba en mi casa. Pero también en el hotel. Iba como poeta a dar recitales..." A partir de ese año se inicia en Parral la campaña para que sea declarado "hijo ilustre" de la ciudad. La petición la hacían la Central Unica de Trabajadores, el Círculo de Periodistas, la Unión de Profesores y el Club Deportivo Parral. Pero pasaron muchos alcaldes y el nombramiento no se materializaba.


En 1953 Pablo viaja nuevamente a Parral junto a Matilde Urrutia y el poeta Angel Cruchaga Santa María. Ofrece una conferencia en el Teatro Municipal. No hay recepción oficial. El Alcalde de la época, Guillermo del Solar, amigo del poeta, menosprecia la ocasión de distinguir a uno de los más notables escritores de habla hispana. Un año después, el 28 de agosto de 1954 Pablo Neruda volverá a su ciudad natal. Esta vez la alcaldesa es Nieves Spoerer de Urrutia, del Partido Conservador. Parral seguirá desconociendo a su hijo más famoso (3).
Hoy por infinitamente menos méritos, los municipios declaran Hijos Ilustres. En esta historia de desencuentros hay sin duda una discriminación y ceguera propia de las abismantes diferencias sociales e ideológicas de ese tiempo. Se ha hablado de una ciudad ingrata y sin memoria. Más bien se debe criticar la ceguera de las autoridades de la época.
________________________________________

 

 

El testimonio del poeta Miguel Moreno Monroy
Miguel Moreno Monroy emigró joven de Parral, pero su prestigio como poeta llevó al Alcalde Astorga a invitarlo a participar en el acto de nombramiento de Neruda como Hijo Ilustre. Gentilmente este testigo privilegiado, aceptó dialogar sobre ese acontecimiento:
"Fue el 25 y 26 de noviembre. Hubo dos días de actos oficiales. El poeta y su esposa Matilde, llegaron a la Estación de Ferrocarriles acompañados de una gran delegación. Avanzaron entre filas de estudiantes que saludaban con banderitas chilenas. Había huasos y mucho público. La Comitiva recorrió la Avenida Aníbal Pinto hasta la Plaza de Armas. Yo asistí al acto desde Valparaíso con mi esposa Leontina Concha. Algunos diarios señalaron que en la Plaza frente a la antigua Municipalidad se reunieron entre 3000 y 3500 personas. Fue una conmemoración masiva.
El primer acto fue en el Salón Rojo casi a las 12 horas con la interpretación de la Canción Nacional. Luego vino la lectura del Decreto de nombramiento de Hijo Ilustre que estuvo a cargo del Secretario Municipal don Amable Soto Morales. Se le hizo entrega a Neruda de un pergamino que contenía una copia del documento. A continuación vino la intervención del Alcalde. Fue un discurso relativamente breve y en esencia expresó que "era difícil para un hombre del llano hablar de un hombre de la cima", agregó que "el sentimiento no tenía estatura y ahí estaba el pueblo para demostrarlo, que había venido gente de las poblaciones, de los campos, nuestros huasos chilenos, para demostrar la alegría y el orgullo de tener como Hijo Ilustre al insigne poeta Pablo Neruda".


Al terminar su intervención el Alcalde se dirigió al poeta y le colocó en la solapa del vestón una Medalla de Oro, como testimonio del honor conferido.
Miguel Moreno Monroy recuerda claramente que leyó sus poemas el Senador y escritor venezolano Miguel Otero Silva y luego lo hizo él. Recuerda que: "Los dos declamamos poemas originales en honor a Neruda. Cuando le correspondió intervenir al homenajeado, lo hizo de manera emotiva y original, expresando su agradecimiento por la distinción recibida. Inmediatamente vino una actuación del conjunto "Los Trovadores del Sur" y una presentación de canciones nacionales de las alumnas de la Escuela Vocacional de Parral. Posteriormente la conocida actriz María Maluenda, que era diputada en esa época, "recitó con la fuerza que le conocíamos, la "Oda al Aire" de Neruda."

 


Desfile de huasos
Los recuerdos se atropellan con la emoción. Parral se había volcado para conocer y aplaudir a un hijo que ya era una leyenda. Recuerda el poeta: "El acto continuó con un desfile de huasos encabezada por don Santiago Urrutia Benavente, a quien llamaban "Don Chanca", una figura nacional del rodeo chileno. En el desfile participó una carreta que llevaba un estribo gigante y ahí iban cantando las Hermanas Acuña, las famosas "Caracolitos". Luego de esto, fuimos a la medialuna. En esos días se efectuaba un rodeo. Ahí se le ofreció un almuerzo oficial a Neruda".
Miguel Moreno confirma que "es la misma medialuna que está detrás de la Estación de Ferrocarriles y que lleva el nombre de Santiago Urrutia Benavente".


Sobre el almuerzo señala que "hubo mucha concurrencia. Además de su esposa, Neruda estaba acompañado por otros familiares y por una especie de comitiva oficial de escritores, poetas y periodistas".

 


Asado en el fundo La Florida
Miguel Moreno recuerda que "esa noche hubo un asado en el fundo del alcalde Astorga, cercano a Parral. Ahí estuvo Coloane, María Maluenda, el pintor Pedro Olmos que vivía en Linares, el poeta Manuel Francisco Mesa Seco y muchos otros. Estuvieron dos o tres periodistas del Diario "El Siglo" que cubrieron las actividades los dos días. Se compartió bastante. Neruda estaba muy contento, se brindó por el futuro Premio Nobel, se abrió una botella de whisky. El estaba muy complacido. Hubo recitaciones, canciones, fue muy grata esa reunión en el fundo. El asado no estaba en las actividades oficiales, fue algo más íntimo. En un momento Neruda me dijo: "Después tenemos que hablar, poeta". Pero no fue posible en esa oportunidad. Y así terminó ese día".

 


Tras las huellas de Neruda
Basado en éste y otros testimonios, fui en busca del Fundo "La Florida" del ex alcalde Astorga. Cuando logré llegar a su puerta, me encontré con la total negativa del actual dueño para obtener una fotografía del lugar. Todos los argumentos resultaron inútiles. Finalmente ofreció la posibilidad de entrar luego de consultarlo con un amigo diputado. Mi amistad con el parlamentario abrió una esperanza, que se postergó varias semanas, debido a que se encontraba en el extranjero. Supe que el único hijo del Alcalde Astorga debió salir al exilio y nunca ha regresado. Los datos sobre su actual residencia son confusos.

 


Buscando las raíces
Muchas veces viaja Neruda a Parral por razones familiares y literarias. En 1956 nuevamente visita la ciudad junto a su amigo Volodia Teitelboim. Recorren la vieja casa en ruinas donde vivieron sus padres en la calle San Diego a cuadras de la Plaza de Armas. El poeta pregunta sobre su madre y se emociona al escuchar a una vecina ya anciana describirla como una mujer amante de los libros y la poesía. Neftalí escudriña en sus remotas sensaciones intentando conectar con aquel ser que le permitió el milagro de vivir y de crear. Si la madre es el regazo que acuna nuestra identidad, el fuego que forja nuestras seguridades y modela nuestra sicología, es comprensible el anhelo del poeta vagabundo de encontrar la certeza de sus raíces. Seguramente esa visita le dio la alegría de descubrir que la vena poética que consumía sus días era parte de la herencia que esa mujer le había dejado.
La figura enlutada y frágil de Rosa Neftalí no había pasado desapercibida en el pueblo. Así lo expresa el historiador Jaime González Colville. "Fernandina Court, madre del escritor Mariano Latorre la conoció en la Escuela N° 2 de Parral, la describe así: "...Tiesa de mechas, altiva, de férrea disciplina, aunque extremadamente cariñosa con los niños". Agrega que en sus clases gustaba estimular a sus alumnos a escribir poemas y composiciones.
La misma Fernandina conoció al pequeño Neftalí, quien llegaba de la mano de su padre. Mientras los hombres conversaban de negocios, Fernandina entretenía al niño quien "...Tenía un aire tímido, unos ojos verdosos y limpios que lloraban con rapidez buscando la presencia del papá".

 

El reencuentro con el hijo errante
Teodoberto Rojas Gómez, Director de Escuela en Parral, formó la Biblioteca Municipal Pablo Neruda en la década del cuarenta. El y dos profesores voluntarios la atendían en forma gratuita: "En esa Biblioteca, recuerda Teodoberto, teníamos un libro de visitas y allí Neruda escribió textualmente: "Mi corazón tiene raíces en Parral. Fruto de estos vinos debe ser mi poesía" (4).
En 1967 el poeta y su esposa Matilde Urrutia volverán nuevamente a Parral. Después de quince años de peticiones y artículos en el Diario "La Prensa", el Municipio lo ha nombrado Hijo Ilustre por la unanimidad de los Regidores. El Alcalde Enrique Astorga, un visionario, impulsa con decisión la iniciativa que cuenta con el entusiasta apoyo de la ciudadanía. Pondrá también una gran piedra y una placa recordatoria en la casa natal.
Muchos parralinos, lo esperan en la Estación de Ferrocarriles. Sus tías Brígida Reyes y Matilde Mora lo reciben junto al alcalde Astorga. Una gran comitiva encabezada por el poeta y las autoridades locales desfila por calle Aníbal Pinto. Hay arcos de triunfo y los periodistas le rinden homenaje. En el municipio el Alcalde le entrega una Medalla de Oro. En el acto participó el escritor y senador venezolano Miguel Otero Silva y el poeta parralino Miguel Moreno Monroy.


Neruda agradeció emocionado el homenaje. De acuerdo al testimonio de González Colville, de la Academia Chilena de la Historia, el poeta terminó leyendo los versos: "Si tuviera que morir mil veces, moriría en esta tierra; si tuviera que nacer mil veces, aquí nacería"(5).
Al acto asiste una veintena de sus amigos poetas y artistas de Santiago. También visitas del extranjero. El diario "La Prensa" anunciaba la presencia de Miguel Otero Silva (venezolano) Delia Carranza (colombiana) y Mario Vargas Llosa (peruano) quien no llegó. El evento continua en la medialuna con un almuerzo típico y luego el tradicional rodeo. En la noche las ilustres visitas se congregan en el fundo del Alcalde Astorga en torno a un asado. Recita la diputada y actriz María Maluenda y los poetas locales. Volodia recuerda la alegría de Neruda quien señala "Ustedes me han vuelto a reconocer como un hijo errante". Es el gran encuentro con sus raíces, con ese mundo que cargaba interiormente y que hasta ese instante le había sido esquivo.
La fiesta continuará al día siguiente con un masivo homenaje en el Teatro Municipal. Destacan la participación del poeta Alberto Rubio, en esa época juez en Parral, del escritor Francisco Coloane, ya Premio Nacional de Literatura y del crítico Hernán Loyola que con el tiempo se convertirá en uno de sus principales biógrafos y editará sus obras completas. Neruda lee sus poemas durante media hora y es interrumpido frecuentemente por fervorosos aplausos.


Entre el pueblo de Parral y el poeta se sella una identidad común, un mismo origen vinculado a la naturaleza, la lluvia y la sencillez de la vida provinciana.

 


Las lágrimas del poeta
Esa noche el poeta cenará en casa de don José Angel Reyes, hermano de su padre y su esposa Matilde Mora. Lo acompaña toda su familia parralina. Allí está su sangre originaria, marcando el reencuentro definitivo con sus raíces y su tierra: "hay una maulinidad viva y palpitante en su actitud, casi reverencial con que en aquella tarde distante, bebía el aire y la luz de su cuna, expresada en los aromas del campo, en el ruido lejano de los torrentes que bajan de la montaña" escribirá recordando esa noche Volodia Teitelboim, "...Anoche he llorado", confesará el poeta a su amigo de juventud, el pintor Pedro Olmos, antes de tomar el tren que lo llevará nuevamente lejos de su tierra.
Diversos testimonios certifican que Neruda mantendría una constante relación con sus parientes y amigos de Parral y Linares. Con Matilde solían visitar a los familiares de ésta en la ciudad de Cauquenes. Luego pernoctaban en casa de don José Angel Reyes y Matilde Mora en Parral. Desde cualquier lugar del mundo en que se encontrara enviaba siempre postales a su "otra Matilde", que aun vive en dicha ciudad. Los esfuerzos para entrevistarla no han dado resultados, ya que se encuentra afectada por graves problemas de salud.
Ciudadano del mundo, viajero incansable, elogiado y reconocido, nunca olvidaría que vio la luz entre aquellos bucólicos parajes.

"Yo soy del Sur, chileno
navegante que volvió
de los mares.
Regresé a trabajar sencillamente
con todos los demás
y para todos"
(La Casa de las Odas)
La edición de la Odas


"En los años cincuenta Neruda visitaba en Cauquenes a la familia Alvear y a su amigo Gustavo Cabrera Muñoz, propietario de la imprenta "La Verdad", que todavía existe en calle Errázuriz 366. En 1953 Gustavo Cabrera es Alcalde de la ciudad y Neruda le dedica un ejemplar de "España en el corazón" con diseño y portada de Pedro Olmos.


En marzo de 1954 cinco de sus Odas Elementales: al Aire, al Mar, al Pan, al Hombre Sencillo y a la Fertilidad de la Tierra, tuvieron su primera edición en los Talleres Gráficos de "La Verdad". La dedicatoria del poeta dice: "Dedico esta primera edición de estas "Odas Elementales", al pueblo, a la ciudad, al Alcalde Gustavo Cabrera Muñoz, a los campesinos, a las viñas y bosques de Cauquenes y Parral. Julio de 1953".
Al final de la publicación se lee: "Este folleto fue impreso en los Talleres Gráficos "La Verdad", Cauquenes, Marzo de 1954". (Arturo A. Castro Salgado, Notario)

 

 


Acto en el Municipal
"Al día siguiente se realizó un recital poético en el Teatro Municipal", continúa el poeta Moreno Monroy. "Neruda leyó varios poemas, especialmente los que tienen relación con Parral y con la gente de su familia. Leyó "Nacimiento", de Memorial de Isla Negra. Ese poema es importante porque muchas personas, por error, creían que Temuco era el lugar de origen del poeta. Incluyó también el poema al Padre, el poema a la Madre y otros textos relacionados con su familia y Parral. Esos fueron los temas centrales que declamó Neruda en esa oportunidad".
La memoria de nuestro entrevistado resulta sorprendente, aportando nombres y lugares que coinciden con otras fuentes de información, incluido el reportaje del Diario "El Heraldo" de Linares y "La Prensa" de Parral sobre esos acontecimientos. Moreno Monroy sigue: "Luego Francisco Coloane, en esos días Presidente de la Sociedad de Escritores de Chile, se refirió a la vida y obra de Neruda. Eran muy amigos con Pablo. Participó Hernán Loyola, un especialista en el tema nerudiano. Intervino también Alberto Rubio. Un gran poeta y amigo. Alberto no recitó, sino que leyó un trabajo referido a la obra de Neruda. Después le pidieron publicar el trabajo en algún diario, pero no accedió. A continuación varios poetas recitamos textos originales. Recuerdo a Manuel Francisco Mesa Seco, a Miguel Otero Silva, a María Maluenda".
Requerido sobre los textos que él leyó, indica: "leí un poema que se llama "Bandera en el Sur". Había obtenido un tercer premio en un Concurso Nacional ese mismo año que con motivo de los 150 años de la creación de la bandera organizó la Presidencia de la República. También leí un soneto que escribí para la ocasión y que se llama "A Pablo Neruda". Fue publicado en "La Prensa" de Parral y el diario "El Siglo".
Miguel Moreno Monroy se refiere a Neruda con gratitud: "Conmigo Pablo Neruda fue siempre muy orientador, muy positivo. Después del acto agradeció el soneto y me felicitó por el poema a la Bandera. Dio un juicio muy bueno, como que hubiera merecido llegar un poco más arriba. Me dijo: "Yo conozco los poemas que ganaron y son muy hermosos, pero este es mi juicio". Los otros poetas galardonados fueron Jorge Teillier y Rubén Campos Aragón, muy amigo de Manuel Francisco Mesa Seco, el poeta de Linares. Al terminar nos dirigimos a las Termas de Catillo. Allí se realizó un almuerzo de despedida y después cada uno se dedicó a sus propias actividades".

 


Familiares y Amigos
Con una memoria privilegiada, el poeta de Parral continúa su relato: "Además de las personas mencionadas debo añadir que en ese evento participó el Intendente de Linares, el Gobernador de Parral, Claudio Fuentes Avello, también estuvo el profesor Guillermo Belmar Hernández, Pedro Olmos y Volodia Teitelboim, quien no asistió a todos los actos, lo recuerdo en el almuerzo en la medialuna, andaba con una delegación de Rusia.
Estuvo el escritor Diego Muñoz con quien Neruda era amigo desde su infancia en Temuco. Estuvo la hermana de Pablo, Laura. También su tío Angel Reyes, donde al parecer Neruda se alojaba. La tía Brígida Reyes y Matilde Mora. Estuvieron muchos parientes, primos, sobrinos, entre ellos un joven muy parecido a él. Asistió Alfonso Lagos, Director del Diario La Discusión de Chillán, era bastante amigo de Neruda, hay que recordar que Matilde era de Chillán. Vino junto con él un sacerdote que era escritor, cuyo nombre es Alberto Arraño. Escribió sobre Neruda y sobre el Cardenal Caro, era jesuita. Estuvieron periodistas y gente de Parral como Alfonso Candia Parra, Director del Diario La Prensa. Su hermana Iris Candia, Arístides Abarzúa Reyes, Oromilio Parra Palma, Teodoberto Rojas, Director de Escuela, y Tito Morales que trabajaba en la radio. Fue él quien estuvo a cargo de la transmisión radial que se realizó todo el día sábado a través de la Radio "El Roble" que en ese tiempo era la única. Se transmitió todo, desde la llegada de Neruda con su comitiva."

 


Las palabras de Coloane
La Revista "La Hoja Verde" dirigida por el poeta Raúl Mellado Castro quien participó en dicho evento, recogió los recuerdos del profesor Teodoberto Rojas quien de todos los discursos pronunciados, destaca en forma especial el de Francisco Coloane:
- En medio de su narrativa sobre los mares del sur, ballenas, témpanos, barcos, no se me olvida una frase magistral: "Celebramos hoy día al poeta universal Pablo Neruda, y al Campeón Nacional del Rodeo de Chile, don Chanca Urrutia, "apegualaos" por haber nacido en el bello pueblo de Parral".
Cantando en el Club Social
Moreno Monroy explica que seguramente fue la filiación política de Neruda lo que impidió que ese reconocimiento se realizara antes. El vate había recibido el Premio Nacional el año 1945. "Veían a Neruda como político y no como poeta", dice, "por suerte esto ha ido cambiando, se ha conocido más su poesía, las autoridades han hecho esfuerzos".
Consultado sobre otros contactos con Neruda después de este evento, menciona que Pablo viajó "muchas veces a Parral a ver a sus familiares, visitas estrictamente privadas. A veces participaba en recitales y tenía actividad pública, pero otras iba sólo por motivos familiares". Su testimonio coincide con el profesor Teodoberto Rojas, quien lo recibió varias veces en su casa. Miguel Moreno menciona la amistad que Neruda mantuvo con don Guillermo del Solar Urrutia, que fue alcalde de Parral. Era del Partido Liberal, pero ellos se consideraban amigos. "Me parece que Guillermo del Solar estuvo presente en estos actos", agrega intentando hacer memoria.
Recuerda una ocasión en que Neruda fue a Parral con Matilde y no hubo actos públicos, pero se reunieron en el Club Social. Indago sobre el referido Club y el poeta responde: "Está a media cuadra de la Plaza. Allí nos reunimos y le pedimos a Neruda que recitara, pero él de memoria no se acordaba. Al final dijo algo, pero costó. La que participó mucho fue Matilde que cantó las tonadas de Manuel Rodríguez y Bernardo O"Higgins acompañándose en guitarra. Fue muy grato."

 


Encuentro en Valparaíso
"Tuve otros contactos con él, continúa. En Valparaíso nos reunimos una vez en la Plaza Victoria. El estaba con su amigo Francisco Velasco, un médico con el cual compartió residencia en "La Sebastiana". En esa época la casa fue habitada por dos familias. Una era del doctor Velasco y su esposa y arriba, en los altos vivió Neruda con Matilde. Así que fueron muchos años de amistad. Esa vez pasamos a una librería, conversamos bastante. Mi intención fue mostrarle algunos poemas. Me dio una opinión muy favorable, especialmente le gustó un soneto llamado "No te pude salvar de la muerte" inspirado en el fallecimiento de mi padre. Neruda me preguntó cuantos sonetos como ese tenía yo. Me dijo que convenía saber francés para leer algunos poemas. Me habló de Quevedo y Góngora."
Consultado sobre los poemas que leyó en Parral, se comprometió a buscarlos y enviarlos. Comentó que "He escrito varios textos relacionados con Neruda, un poema dedicado a él se titula "Ahora se trabajan las raíces", también escribí un soneto a su madre".
Finalmente señala: "Cuando ganó el Nobel se había preparado un acto en Parral, incluso la Municipalidad me pidió que preparará unos cinco o seis poemas, pero la enfermedad de Neruda impidió que se realizara".
La Tía Brígida Reyes
Eva Reyes compartió intensamente con la tía Brígida, asidua visitante del poeta en Isla Negra. Los años, las enfermedades y la pobreza la dejaron viviendo sola en una casa cercana a la actual calle Pablo Neruda. Eva Reyes recuerda que de regreso de uno de sus viajes a Isla Negra, la tía Brígida le dijo: "Ya no tienes que preocuparte por mi almuerzo, mi sobrino encargó a uno de los mejores hoteles del pueblo mi comida diaria". Cuando años después la solitaria tía falleció, no sabían donde sepultarla. Ayudados por Tito Morales, decidieron enterrarla junto a Rosa Neftalí.
Ahora la madre y la tía del poeta descansan juntas en el pequeño cementerio de Parral.
El profesor Teodoberto Rojas da testimonio de otros gestos del poeta. "Había una tía, dice, muy pobre, "era Reyes, Eduvigis creo que se llamaba...Neruda le mandaba dinero todos los meses, a través de la Municipalidad".
Una historia difícil de confirmar, pero que circula por los vericuetos de la ciudad es que en vida del poeta, la tumba de su madre aparecía misteriosamente cubierta de flores para el aniversario de su muerte.

 


Testimonio
Diario "El Heraldo" de Linares
Domingo 26 de Noviembre de 1967
Entusiasta recibimiento al poeta Pablo
Neruda hubo ayer en la ciudad de Parral
Participaron colegios y organizaciones sindicales. Hoy almuerzo en Catillo.
Alrededor de las 12 horas de ayer sábado irrumpía en la plaza de armas de Parral, por calle Aníbal Pinto, el senador y poeta de fama internacional Pablo Neruda (Ricardo Eliezer Neftalí Reyes Basoalto) a quien la ilustre Municipalidad de ese pueblo había conferido el titulo de "Hijo Ilustre de Parral" porque allí había nacido, en 1904 el hijo de José del Carmen Reyes y de Rosa Neftalí Basoalto.
Iba acompañado del Senador Rafael Tarud Siwady, del Alcalde de la comuna Enrique Astorga Barriga y otras personalidades.
La columna iba precedida por la brigada de Scouts con su banda de tambores y pitos compuesta por 12 muchachos, más su guaripola.
Detrás, un conglomerado de escuelas primarias, de organizaciones sindicales, de instituciones mutualistas y de huasos montados que abarcaba más de 4 cuadras.


Su paso por la avenida dio motivo a reiteradas manifestaciones de aprecio para aquel muchacho que fue parralino desde el 12 de julio de 1904 y hasta por seis años.


Frente al diario "La Prensa" el Círculo de Periodistas de Parral, colocó un monolito en forma de pirámide truncada y adornado con guirnaldas blancas, azules y rojas (colores patrios) que atravesaban la calle frente a nuestro colega.
Al pie de ese monolito de bienvenida se ubicaron los dueños del diario: José Candia, Alfonso Candia (Director), Iris Candia (Gerente) y los periodistas René Ríos, Oromilio Parra, Arístides Abarzúa, Ramón Belmar de "El Heraldo" y muchos más pertenecientes, como corresponsales de diarios de Santiago y de la zona.


Se detuvo Pablo Neruda para saludar, uno a uno, a los allí presentes que en forma tan emotiva querían homenajear a su paso por "La Prensa" a tan insigne vate.


En los balcones de la Municipalidad se desarrolló el siguiente programa:
1. El secretario municipal, señor Amable Soto leyó el Decreto Alcaldicio que concede el titulo de "Hijo Ilustre de Parral" al señor Pablo Neruda.
2. Habló enseguida el señor Alcalde, Enrique Astorga y le colocó la medalla de oro en la solapa del vestón.
3. Seguidamente se dirigió al público el poeta venezolano Miguel Otero Silva, que fuera director del diario "El Nacional" de Caracas (Venezuela)
4. El poeta parralino Miguel Moreno Monroy leyó dos poemas originales.
5. Pablo Neruda se dirigió al público para agradecer la distinción de que había sido objeto.
6. María Maluenda, Diputada, recitó algunos versos del poeta. La señora Maluenda es esposa de Roberto Parada, hijo de Linares, actor nacional, profesor de inglés. Terminado el acto se le ofreció un almuerzo en la medialuna del rodeo que ayer dio comienzo a su fiesta anual.
No hubo discursos durante el almuerzo pero actuaron conjuntos criollos como los Trovadores del Sur, de Concepción y Las Caracolitos.

 


HOMENAJES DE HOY
A las 11,30 horas de hoy en el Teatro Municipal habrá un recital poético a cargo del poeta Pablo Neruda, del profesor Miguel Moreno Monroy y de la Diputada María Maluenda.
La presentación de Neruda está a cargo de don Alberto Rubio, Juez de Letras de Parral y poeta de alto vuelo literario.
Terminado el acto en el Teatro Municipal se le ofrece un almuerzo en las Termas de Catillo.
Recuadro diario "El Heraldo" de Linares
Domingo 26 de Noviembre de 1967.
(textual)

 


6 años vivió en Parral el poeta Pablo Neruda
A raíz de mencionarse con cierta insistencia el nombre de Pablo Neruda, últimamente, como serio candidato al Premio Nóbel de Literatura, hemos deseado investigar los años de menor resonancia en su vida, como son los de su niñez.
Nació en una ciudad poco distante de la nuestra, de manera que no era del todo difícil abordar a personas que pudieran darnos información acerca del periodo que queríamos estudiar.


Tiempo atrás estuvimos en casa de un tío paterno del poeta en Parral, don José Angel Reyes Parada, sólo un lustro mayor que él, quien, en castizas expresiones y ademanes propios de hombre campesino, nos refirió de primeras aguas algunos pormenores de la etapa que hemos mencionado y que vamos a resumir aquí.


El padre del bardo se llamó José del Carmen Reyes Parada, hijo, a su vez, de José Angel Reyes Hermosilla y Encarnación Parada Parada, unidos en matrimonio allá por el 1885. José del Carmen se dedicó a la agricultura, labor en que estaban empeñados sus parientes y sus hermanos, que llevaban estos nombres bíblicos: Abdías, Joel, Amós y Oseas; no fue del todo experto en el cultivo del agro, para lo que no se notaban mayores aficiones ni aptitudes. En 1903 casó con la profesora normalista Rosa Neftalí Basoalto y se instalan en una casa que quedaba en la calle San Diego, entre Unión y Urrutia, en Parral, de la cual sólo se conservan los cimientos y una mediagua contigua.


De este matrimonio nace el 12 de julio Ricardo Neftalí, único hijo de este hogar, pues su madre fallece dos meses después del parto. Era una mujer amable, con un suave dejo de tristeza, algo dada a las musas, debiéndose buscar en esta afición la causa del lirismo tan acentuado de su hijo. La escuela en que ejerció su magisterio, y en la que llegó a Directora, quedaba en la calle libertad esquina Aníbal Pinto, en la ciudad que hemos mencionado.
Huérfano de madre, al infante lo toma a su cargo la abuela paterna Encarnación Parada, quien busca una ama de leche para la alimentación del pupilo; tal oficio fue desempeñado por María Luisa Leiva, que era esposa de Estanislao León, ambos residentes en el fundo El Palacio.
Ricardo Neftalí permanece en Parral hasta los 6 años de edad; en 1910 su padre se traslada a Temuco, tierra que poco conoce; nada hábil para la agricultura, quiere tentar suerte en otra clase de trabajos; allá va invitado por su compadre Carlos Masson, quien se había instalado en la ciudad sureña con una panadería y un hotel, sonriéndole la fortuna. En Temuco don José del Carmen conoce a Trinidad Candia Marverde con quien se casa y de la cual tiene dos hijos.

 


CERTIFICADO DE BAUTISMO DE PABLO NERUDA
N° 1033 REYES RICARDO ELIEZER
En la Parroquia San José del Parral a veintiséis de setiembre de mil novecientos cuatro, puse óleo i crisma a Ricardo Eliezer (sic) de dos meses doce (sic) días de nacido, hijo legitimo de José del Carmen Reyes i de Rosa Neftalí Basoalto, lo bautizó el padre San Martín.
Fueron padrinos de agua i óleo Manuel Igidio Basoalto i Beatriz Basoalto, de que doi fé.
Fdo. José Miguel Ortega
NERUDA EL PARRALINO
Diario El Heraldo de Linares, 1973
Fragmento

 


"Hace cosa de diez o doce años, Neruda concurrió a su tierra natal para recibir en ella diversos homenajes. Ese día se bautizó con su nombre una calle parralina y, luego, el vate fue invitado a firmar el libro de visitas ilustres de la Municipalidad. Estaba en eso cuando el Alcalde le confidenció lo mucho que a Parral le había costado establecer que él era uno de sus hijos.
- Hicimos lo humano y divino para salir con la nuestra, díjole el Alcalde, todo cocoroco, y al fin triunfamos. No sabe Ud. cuanto debimos trabajar, querido poeta…
- Bueno, le contestó Neruda sonriente, ese trabajo bien pudieron haberlo evitado dirigiéndose inmediatamente a mí. Les juro que yo no habría tenido ningún problema para decirles que nací en Parral…"
Firma el Artículo: El M.
GABRIEL RODRIGUEZ: Periodista (USACH) y Magíster en Educación. Autor de numerosos textos en diversos géneros. El año 2001 obtuvo el tercer lugar en el Concurso Nacional de Novela Juvenil del Ministerio de Educación.
Editorial Alfaguara ha editado "El Hombre que vino del Mar", su último libro.
Editorial San Pablo distribuye sus textos "Comunicación y Liderazgo" y "Nuevas Dinámicas Grupales".
"NEFTALI el niño que nació en Parral" es una investigación periodística sobre las raíces regionales y vernáculas de Pablo Neruda.
Obtuvo el apoyo del FONDART como una contribución a la celebración del centenario del poeta de Parral.
El escritor vive y trabaja en Talca, su ciudad natal.

349236
HoyHoy61
TotalTotal349236