Pablo Neruda

 Biografía.

 

 

1904
Neftalí Ricardo Reyes Basoalto (Pablo Neruda) nace el 12 de julio, en Parral, Chile, hijo de Rosa Neftalí Basoalto de Reyes y de José del Carmen Reyes Morales. Neruda pierde a su madre cuando tiene un mes de edad.

1906
Don José del Carmen se traslada a Temuco y se casa en segundas nupcias con doña Trinidad Candia Marverde. Neruda fue llevado a Temuco unos pocos años después

1910
Pablo Neruda ingresa al Liceo de Hombres de Temuco, donde realiza todos sus estudios hasta terminar el 6º año de humanidades en 1920

 

>> Leer Más de la Biografia

 

 Acto conmemorativo a 10 años del fallecimiento de Pablo Neruda

Grabación en vivo desde el Teatro Caupolicán en santiago de Chile.

 

 

Parte 1

 

Parte 2

 

 

Valoración del Usuario: 5 / 5

estrella activaestrella activaestrella activaestrella activaestrella activa
 

 El Senador del Partido Comunista, Poeta Pablo Neruda rinde homenaje a Gabriela Mistral, en  sesión del Congreso Nacional el martes 20 de noviembre de 1945

 

 

 

En 1945, el mismo año en que nuestra escritora Chilena: Gabriela Mistral recibe la noticia de la obtención del premio Nóbel de Literatura, en Petrópolis, Brasil, Pablo Neruda el 4 de marzo es elegido Senador de la República de Chile, por la provincia de Tarapacá y Antofagasta.

Además se edita el folleto Saludos al Norte y a Stalingrado.

Chile lo reconoce intelectualmente otorgándole el Premio Nacional de Literatura, que aún no había sido entregado a Gabriela Mistral, injustamente.

El 30 de mayo de éste mismo año; pronuncia su primer discurso en el Senado, editado en “cuatro discursos”. Y el día 8 de julio decide ingresar oficialmente a las filas del Partido Comunista de Chile.

Luego viaja el 15 de julio invitado oficialmente a la actividad que se realizó en el Estadio de Pacaembú, en Sao Paulo, al comicios en homenaje a Luis Carlos Prestes, donde asisten aproximadamente cien mil personas.

Así mismo, es recibido el 30 de julio en una recepción especial por la Academia Brasileira de Letras, en la ciudad de Río de Janeiro y en el discurso de recepción estuvo a cargo de Manuel Bandeira, el 31 de Julio; se realiza, en Río de Janeiro, el Comicios Pablo Neruda, Un año de tremenda actividad cultural para nuestro poeta.

Finamente ese año 1945, desde el 1 al 8 de agosto realiza recitales poéticos y conferencias en Buenos Aires y Montevideo. Septiembre; escribe “Alturas de Macchu-Pichu”

En sesión del Congreso Nacional, martes  20 de noviembre de 1945.

 

El señor Alessandri Palma (Presidente).- -le ofrece la palabra a Pablo Neruda-, y dice: “Tiene la palabra el Honorable señor Reyes”.

El señor Reyes.- Señor Presidente:

El Partido Comunista de Chile me ha acordado una distinción particularmente honrosa en mi condición de escritor, al pedirme expresar nuestra alegría y la del país entero por haber recaído este año la más importante recompensa literaria internacional en nuestra compatriota Gabriela Mistral.

Nuestro pequeño país, este primer rincón del mundo, lejano pero primordial en tantos sentidos esenciales, clava una flecha purpúrea en el firmamento universal de las ideas y deja allí una nueva estrella de mineral magnitud. Cuántas veces apretados junto a una radio escuchamos en la noche limpia del norte o en la tumultuosa de La Frontera la emocionante lucha de nuestros deportistas que disputaban en lejanas ciudades del mundo un galardón para nuestra antártica bandera. Pusimos en esos minutos una emoción intensa que unía desde el desierto a la Tierra del Fuego a todos los chilenos.

Ese premio mundial, esa ventana para mirar al mundo y para que por ella se nos respete, lo ha conquistado el espíritu. Y nuestra capitana es una mujer salida de las entrañas del pueblo.

Gabriela Mistral —ayer lo dijo María Teresa León, heroína española—, "nombre de arcángel y apellido del viento", es en su triunfo la vindicación ejemplar de las capas populares de nuestra nacionalidad. Ella es una de esas maestras rurales o aldeanas, elevada por la majestad de su obra y combatida por todos los problemas angustiosos que acosan a nuestro pueblo. Sin dejar de ver por un minuto la excepcionalidad de su fuerza interior, pensemos cuántas pequeñas Gabrielas, en el fondo de nuestro duro territorio, ahogan sus destinos en la gran miseria que infama nuestra vida de pueblo civilizado.

Gabriela lleva en su obra entera algo subterráneo, como una veta de profundo metal endurecido, como sí las angustias de muchos seres hablaran por su boca y nos contaran dolorosas y desconocidas vidas. Toda su obra está empapada por una misericordia vital que no alcanza a convertirse en rebeldía ni en doctrina, pero que traspasa los límites de la caridad limosnera. En ella están los gérmenes de una gran piedad hacia su pueblo, hacia los humillados y ofendidos de otros grandes piadosos, Dostoievsky y Gorki, piedad de la que otros hombres de nueva sensibilidad deducirán caminos, extraerán enseñanzas políticas, como en la patria de Gorki y Dostoievsky las sacaron nuevos hombres que establecieron un orden humano y una justicia basada en la ternura.

Debo también celebrarla como patriota, como gran amadora de nuestra geografía y de nuestra vida colectiva. Esta madre sin hijos parece serlo de todos los chilenos; su palabra ha interrogado y alabado por todo nuestro terruño, desde sus extensiones frías y forestales hasta la patria ardiente del salitre y del cobre. Ha ido alabando cada una de las substancias de Chile, desde el arrebatado mar Pacífico hasta las hojas de los últimos árboles australes. Los pequeños hechos y las pequeñas vidas de Chile, las piedras y los hombres, los panes y las flores, las nieves y la poesía han recibido la alabanza de su voz profundísima. Ella misma es como una parte de nuestra geografía, lenta y terrestre, generosa y secreta.

Aquí nos habíamos acostumbrado a mal mirar nuestra patria por un falso concepto aristocrático y europeizante. Aún persiste un aire dudoso de comparación hacia las grandes culturas, una comparación estéril y pesimista. Recuerdo haber oído de un gran escritor en Francia: "Mientras más local un escritor es, más universal se presenta al juicio universal". Gabriela nos honra ante el mundo porque comienza por honrar a Chile dentro de sí misma, porque, como Vicuña Mackenna, vive en preocupación de toda su tierra, sin compararla, sin menospreciarla, sino plantándola y fertilizándola con esa mano creadora, poblándola con ese espíritu hoy iluminado por la gloria.

Busquemos en nuestro país todas la plantas y los gérmenes de la inteligencia. Levantemos la dignidad de nuestra patria dando cada día mejores condiciones a nuestro pueblo abandonado y esforzado, para que la Gabriela pueda repetirse sin dolores y para que el orgullo que hoy compartimos todos los chilenos nos haga, en este día de fiesta nacional, limpiar la casa de la patria, cuidar a todos sus hijos, ya que desde la alta y hermosa cabeza arauco-española de Gabriela Mistral, los ojos del mundo bajarán a mirar todos los rincones de Chile

 

 

 

261365
HoyHoy16
TotalTotal261365